Historia de Coyuca de Catalán


Glifo

Municipio. Cabecera municipal del mismo nombre.

Toponimia, escudo y/o glifo. El origen de la palabra Coyuca tiene dos versiones: una, derivada del purépecha, le da el significado de “despeñadero de águilas”, y la otra, relacionada con un vocablo náhuatl, el de “lugar de coyotes”. El glifo de Coyuca de Catalán representa los cerros y las montañas donde en otra época habitaban águilas, como se ve en la composición del cuadro correspondiente.

Escudo.

Con motivo de la primera Feria del Oro, celebrada del 24 al 31 de diciembre de 1988, se convocó a los pintores de la región de Tierra Caliente para que concursaran y propusieran el Escudo de Coyuca de Catalán, mismo que debería contener su toponimia y las actividades más significativas del municipio. Obtuvo el primer lugar el arquitecto Abel Quintero Mojica.

Dicho escudo contiene:

  • Al fondo, el cerro de Santo Domingo, que representa el lugar donde fueron derrotados los realistas, siendo éste uno de los de mayor altura en el país.
  • El águila, que hace referencia a la toponimia o significado de Coyuca: “lugar o despeñadero de águilas”.
  • Un labrador preparando la tierra para sembrar.
  • Un minero, que representa la producción de oro, plata  y cobre que existe en el municipio.
  • Parte del río Balsas y, al fondo, los cerros que lo rodean.
  • Las yácatas que existen en el municipio, vestigios de cultura y templos religiosos.
  • Unos bovinos, que representan la ganadería, actividad con mucha presencia en el municipio.
  • Representación de su orografía, de su vegetación y de algo que no se ha podido erradicar: el alacrán, que sigue siendo muy venenoso.

Reseña histórica (cronología). En el capítulo XXX, séptimo párrafo, del libro La relación de Michoacán, escrita por fray Jerónimo de Alcalá y por Francisco Miranda, que se conserva en la Real Biblioteca de San Lorenzo del Escorial, en España, bajo la asignatura C–IV–52, se describen eventos históricos sobre la provincia de Michoacán, basados en la narración hecha al señor don Antonio de Mendoza, virrey y gobernador de la Nueva España, por el gran cacique tarasco o purépecha llamado Tariácuri, que dice: “Hijos, oídme: mira Hirepan, aquí ha de haber tres señores, tú estarías en este montón que está en medio, que es el pueblo de Coyucan; y tú, Tangaxoan, estarás en este montón, que es el pueblo de Michoacán; y tú, Hiquíngare, estarías en este que es el pueblo de Pátzcuaro. Así serán tres señores”. La fecha aproximada de esas instrucciones se ubica a fines del Siglo XIV o principios del XV, en la casa de Tariácuri, quien explicaba con dibujos hechos sobre la tierra señalando los relieves y caminos de terreno.

El señorío de Coyucan estuvo asentado en lo que ahora es Coyuca de Catalán y su primer señor y gran cacique tarasco fue Hirepan. Dicho poder abarcaba prácticamente todo el valle y la serranía correspondientes a los actuales municipios de Tierra Caliente (Michoacán y Guerrero), pues llegaba hasta las playas de la Costa Grande y se afirma que Zihuatanejo, con su playa de Las Gatas, era el balneario preferido de Hirepan. La importancia de la cultura establecida en esa región se aprecia todavía en las ruinas monumentales de numerosos asentamientos poblacionales prehispánicos que pueden verse aún en la actualidad.

Panorámica de Coyuca de Catalán.

 

Por otro lado, si bien en el municipio se han fundido varias culturas, la purépecha o tarasca se distinguió por su influencia en el idioma, y es así como hasta la fecha numerosas palabras de uso popular se derivan de dicha lengua; por ejemplo, a una olla o jarro se le llama poche o chacape; a un golpe dado con el puño cerrado se le llama gaznatada; guache es el nombreque se le da a los niños; guanancha es una palabra purépecha que se usa para designar a las jóvenes que participan bellamente vestidas en los jaripeos regionales.

Hay muchos nombres de origen tarasco que continúan usándose para mencionar flora, fauna y alimentos de la región: atuz (fruto de arbusto), cacánicua (árbol), apáricua (arbusto), cascalote (árbol), comba (variedad de frijol), corongoro (fruto del árbol del mismo nombre), cuachalalate (árbol cuya corteza es medicinal), cuaulote (árbol), cueramo (árbol de madera muy dura, que en invierno florece), charamasca (planta herbácea usada en la construcción de ramadas), chipil (hierba silvestre, que se usa en caldos), sánchicua (arbustos cuyos renuevos se utilizan para preparar caldos), chirimo (árbol que da frutas comestibles de color blanco, similares en forma a las uvas), chucumpún (árbol que da fruto comestible parecido a las ciruelas), pindínicua (zacate silvestre que se usa de pastura), huijul (árbol frondoso que crece a orillas de ríos y arroyos), quiríngucua o quirínhucua (árbol de flores moradas o rosadas), ziranda (árbol que dio origen al nombre de Zirándaro), siringuanico (arbusto de llamativas flores rojas con amarillo), tecuche (arbusto espinoso que da un fruto comestible de color negro como el zapote), churupitetes (luciérnagas), cure (hormiga grande de color rojizo muy agresiva), chancharra (hormiga más grande que la cure, depredadora de hojas de plantas), cungucha (tórtola), chachalaca (ave gallinácea silvestre), tentecaco (paloma silvestre comestible), uchepo (tamal de elote tierno), toquere (tortilla gruesa de masa de elote sazón o tierno, que se prepara con manteca de puerco), shúmata (preparación de dulce de ciruela que se toma con leche), manácata (preparación que se hace en el desayuno o en la merienda a base de calabaza endulzada y leche), etc.

Coyuca fue testigo presencial de muchos e importantes combates armados durante el curso de la Independencia mexicana; el general don Nicolás Catalán fue uno de los jefes insurgentes que en aquella época atacó la población de Coyuca, defendida entonces por Gabriel Armijo, quien comandaba a los realistas. En este combate Armijo y sus hombres fueron derrotados en el cerro de Santo Domingo, a unos 15 km al norte de Coyuca, cuyas trincheras todavía se pueden apreciar en el lugar. En la batalla falleció peleando un hijo del general Catalán que llevaba su mismo nombre.

Durante la época independiente, al crearse la provincia de Tecpan, en 1811, Coyuca quedó integrada a ésta. Ya consumada la Independencia e instaurada la monarquía iturbidista se instituyó –por iniciativa de Iturbide– la Capitanía General del Sur en 1821 y Coyuca quedó dentro de ella.

El 10 de diciembre de 1831, por Decreto 15 del Departamento de Michoacán, se define a Coyuca como municipalidad del partido de Huetamo, con cabecera en la misma población, y adquiere categoría de pueblo.

Foto antigua del jardín central de Coyuca de Catalán.

El 25 de marzo de 1837, por decreto de la Junta Departamental de Michoacán, sobre la división provisional del Departamento, se confirmó a la municipalidad de Coyuca como parte del partido de Huetamo.

El mismo año, don Ignacio Antonio Navarro estableció un seminario y fundó una pequeña parroquia en Coyuca. El 12 de julio de 1848 recibió la administración de la parroquia de Coyuca de Catalán el presbítero don Teodoro Puga, quien seis meses después inició la construcción del templo parroquial, que se terminó hasta 1867; el padre Puga estuvo al frente de la parroquia durante 40 años y fue uno de los más entusiastas promotores en la región para que se erigiera el estado de Guerrero.

El sacerdote fue un gran benefactor de Coyuca de Catalán, pues organizó una orquesta, fundó escuelas, sostuvo talleres de carpintería, ebanistería y platería; consiguió ganado para cría y aves de corral; al lado de un francés que se quedó a radicar en la región enseñó a los moradores a construir los famosos barcos de pechuga para cruzar el río Balsas, mismos que sustituyeron a las camas de carrizo, montadas en guajes o tecomates de origen indígena. Al morir el padre Puga, en 1888, fue sepultado en el presbiterio del templo que él levantó; sus restos se encuentran en los cimientos de la pared del lado derecho.

El 1 de julio de 1839, por decreto de la Junta Departamental de Michoacán, Coyuca pasó a formar parte del distrito del sur, perteneciente a ese departamento.

A partir de 1824, en que se creó la primera República federal, pasó a depender del distrito de Apatzingán, del estado de Michoacán. Al erigirse el estado de Guerrero se incorporó el distrito de Ajuchitlán, llamado después distrito de Mina, del cual es cabecera desde el 29 de noviembre de 1880. Durante la Revolución de Ayutla el municipio fue escenario de algunos triunfos de las fuerzas liberales sobre las del dictador Santa Anna.

El 27 de octubre de 1849, el presidente de la República José Joaquín de Herrera expidió el decreto por medio del cual se erigía el estado de Guerrero. La municipalidad de Coyuca, que pertenecía a Michoacán, se integró a la nueva entidad federativa, no obstante la oposición inicial de la Legislatura michoacana. Ya como territorio de la entidad guerrerense, Coyuca formó parte del distrito de Ajuchitlán.

El 12 de marzo de 1850, por Decreto 16, se modificó el nombre del distrito de Ajuchitlán por el de Mina. El 31 de mayo de 1875, por Decreto 12, expedido por el general don Diego Álvarez, se modificó el nombre de Coyuca por el de ciudad de Coyuca de Catalán, en honor de Nicolás Catalán, hijo del general del mismo nombre que murió atacando esa plaza, comandada por Gabriel Armijo, derrotado en el cerro de Santo Domingo.

El 29 de noviembre de 1880 la municipalidad de Coyuca de Catalán pasó a ser cabecera del distrito de Mina. El 16 de mayo de 1908, por Decreto 44, se agregaron a la municipalidad de Coyuca de Catalán varias cuadrillas que pertenecían al estado de Michoacán y que pasaron al estado de Guerrero por un ajuste entre los límites estatales. Las cuadrillas fueron: La Cruz, El Verdugo, La Pineda, El Limón, Las Parácatas, El Embarcadero, El Jabalí, Cocuítaro, El Carrizal, Arroyo Seco, Pueblo Viejo, Los Cueramos, Agua Fría, Rancho Viejo, La Ciénega de Arriba y La Ciénega de Abajo.

El 30 de octubre de 1893 ocurrió un sismo que destruyó gran parte de la población, incluso el templo parroquial.

En el año de 1901 fueron establecidos en Coyuca de Catalán varios planteles de enseñanza, entre los que destacaban una academia militar, una escuela de taquigrafía, un taller de labores manuales y otro de corte y confección.

El 30 de mayo de 1908, La Ley 55 Orgánica de División Territorial del Estado de Guerrero ratificó a Coyuca de Catalán como municipio del estado de Guerrero y cabecera del distrito de Mina. Esto se confirmó según se constata en los documentos siguientes: el 6 de octubre de 1917, en la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Guerrero; el 20 de diciembre de 1944, según la Ley 59 Orgánica de División Territorial del estado, y el 26 de diciembre de 1956 de acuerdo a la Ley Orgánica del Municipio Libre número 111.

En 1910, el canónigo don Francisco C.  Miranda emprendió la obra de reconstrucción del templo parroquial, empresa de gran magnitud que fue continuada a través de los años por el presbítero Magdaleno Ugalde y al final por el presbítero Enrique Monroy Castellanos, quien concluyó la obra en junio de 1940.

Torre con reloj en la plaza central de Coyuca de Catalán.

El movimiento armado promovido por Madero en 1910 contra Porfirio Díaz en todo el país tuvo el apoyo de la mayoría de la población de Tierra Caliente, representada por el sector campesino, desposeído de todo tipo de bienes materiales y sometido a un férreo régimen feudal que encabezaban los terratenientes y caciques establecidos en la región. Debido a que Coyuca de Catalán fue la población más importante de Tierra Caliente en esa época en ella ocurrieron los principales combates revolucionarios de la región.

Al inicio los enfrentamientos armados fueron entre gobiernistas simpatizantes de Díaz y los revolucionarios; luego, entre bandos que simpatizaban con Carranza, unos, y con Zapata, los otros.

El 5 de abril de 1911 el prefecto porfirista del distrito de Mina ante el amago de los rebeldes abandonó la población porque no encontró apoyo en la mayoría de los vecinos, quienes eran contrarios al régimen porfirista. Haciéndose acompañar por los empleados del juzgado de primera instancia, del ayuntamiento, de recaudación de rentas y de algunas familias adineradas salieron rumbo a Zirándaro. La policía a su mando, mientras tanto, custodiaba a más de cien presos que se encontraban en la cárcel pública.

Durante el desarrollo de la Revolución armada de 1910 se escenificaron varias batallas entre los bandos en disputa: el 18 de abril de 1912 fueron atacados en Coyuca de Catalán los miembros de la cuarta zona rural, a las órdenes del mayor Saulo Navarro, por las fuerzas salgadistas compuestas por 800 hombres al mando de Francisco Salgado, Rutilo Hurtado, Genaro Basave y de Santos Torres, la guarnición que defendía dicha plaza, integrada por 50 hombres, salió huyendo ante la superioridad numérica de los rebeldes.

El 4 de octubre de 1913 fuerzas revolucionarias al mando de José Inocente Lugo, Joaquín Amaro, Cecilio García, Salvador González, José Rentería y Pedro Aranda atacaron Coyuca de Catalán, que se encontraba defendida por el teniente coronel huertista Genaro Basauz; al ser rechazados los revolucionarios se posesionaron del cerro de San Lorenzo y en la madrugada del día 5 reiniciaron el ataque sobre la plaza, para ser rechazados en forma definitiva; los rebeldes tuvieron 16 bajas y cinco los leales al gobierno del usurpador Huerta.

Los rebeldes no dieron tregua a los gobiernistas y al amanecer del 6 de noviembre de 1913 atacaron la plaza de Coyuca con 600 hombres; el capitán Salvador Luviano encabezó la defensiva y por espacio de tres horas la guarnición sostuvo la resistencia en duro combate; casi para rendirse los gobiernistas, por habérseles agotado el parque, recibieron ayuda del general Cipriano Jaimes y sus fuerzas, continuando la lucha hasta que los insurrectos se desmoralizaron y desistieron del objetivo de tomar la plaza. El 24 de noviembre de 1913 el general huertista Antonio G. Olea incendió gran parte de la población.

Concluida la gesta revolucionaria, en 1929, siendo gobernador del estado el general Adrián Castrejón, se inició la dotación de tierras para la conformación de ejidos, hecho que causó conflictos agrarios y políticos entre los terratenientes y los agraristas, que provocaron nuevos enfrentamientos armados en el municipio; sin embargo, se impusieron las políticas agrarias de la Revolución y se le hizo justicia al campesino.

En 1935, cuando gobernaba el estado de Guerrero el general Gabriel R. Guevara, Coyuca de Catalán, que era el centro de las actividades políticas distritales, fue escenario de un sangriento hecho ocurrido el 19 de septiembre en el corral de toros de la población, motivado por los intereses de los dos grupos políticos imperantes en esa época: el que representaba al gobernador Guevara y el que constituyeron los partidarios del licenciado Ezequiel Padilla, oriundo de Coyuca de Catalán y que encabezó un partido independiente, como candidato al Gobierno del estado en contra de la postulación de Guevara.

El presidente municipal de Coyuca de Catalán era iñigo Lasso Pérez, quien había sido partidario de Padilla y se encontraba presente en el jaripeo. En el transcurso del espectáculo el grupo guevarista inició un tiroteo, preparado con antelación, con la intención de matar a sus enemigos políticos, suprimir de esa manera al grupo padillista y apoderarse del control político de la región, lo que ocasionó decenas de heridos y más de 30 personas muertas en el zafarrancho, cifra que incluyó a mujeres y niños, además del que fuera diputado Vicente Bedolla Espinoza, quien resultó asesinado vilmente al tratar de calmar los ánimos y evitar la masacre. Los diarios nacionales El Universal yExcélsior (20–IX–35)reseñaron el evento, que le costó la gubernatura a Guevara, pues el hecho provocó poco después la desaparición de poderes en la entidad.

En julio de 1964 ocurrió un gran sismo que destruyó no sólo la población de Coyuca de Catalán, sino también a la mayoría de los pueblos de Tierra Caliente, particularmente aquellos ubicados en las riberas del río Balsas. Se registraron cerca de 50 defunciones y decenas de heridos en toda la región. La situación descrita motivó la intervención de los gobiernos estatal y federal, que reconstruyeron la mayoría de los edificios públicos y numerosas viviendas por medio del Instituto Nacional de la Vivienda, de otras instancias gubernamentales y de la misma sociedad civil.

Personajes ilustres.

  • Ezequiel Padilla Peñaloza. Abogado, diplomático y político. Nació en 1888. Fue procurador general de la República, secretario de Relaciones Exteriores, senador de la República. (v. Padilla Peñaloza, Ezequiel).
  • Vicente Bedolla Espinoza. Político y líder social. Fue diputado local a la XXIX Legislatura y murió asesinado en el zafarrancho ocurrido en Coyuca de Catalán en 1935, hecho que ocasionó la caída del gobierno guevarista.
  • Desiderio Borja. Escritor, periodista y político. Fundó la revista Coyuca, que circuló casi 50 años en la región. Escribió una biografía del gobernador Andrés Castrejón. (v. Borja, Desiderio).
  • Carlos Román Celis. Abogado, escritor y político. Diputado federal y senador de la República. Precandidato en varias ocasiones al gobierno del estado de Guerrero. (v. Román Celis, Carlos).
  • Mario Lasso Pérez. Político. Diputado federal y cónsul de México en la ciudad de Chicago, Illinois. Representante de la Secretaría de Industria y Comercio en el estado de Jalisco. Gerente del Banco de Crédito Agrícola en Toluca, México.
  • Juan Reynoso Portillo. Músico. (v. Reynoso Portillo, Juan).
  • José María de la Puente. Ingeniero Agrónomo. Maestro de la escuela de Chapingo y autor del Inventario forestal del estado de Guerrero.
  • Ángel de Jesús Pérez Palacios. Arquitecto y político. Fue colaborador del general Lázaro Cárdenas en la Comisión del Río Balsas. Se desempeñó como secretario de Planeación y Presupuesto en el gobierno del licenciado Ruiz Massieu. Fue uno de los fundadores del PRD en Guerrero. Colaboró con el Gobierno de Michoacán, siendo gobernador Lázaro Cárdenas Batel. Actualmente es el titular de la Coordinación de Fortalecimiento Municipal en el Gobierno del estado de Guerrero.
  • Florentino Cruz Ramírez. Maestro en Ciencias Sociales. Rector de la Universidad Autónoma de Guerrero en el periodo 1999–2002. Fue primer síndico en el H. Ayuntamiento Municipal de Acapulco, del trienio 2005-2008, puesto al cual renunció para buscar la candidatura del PRD a la presidencia municipal. Actualmente es diputado local. (v. Cruz Ramírez, Florentino).

Región a la que pertenece. Tierra Caliente.

Localización geográfica. Al noroeste de la capital del estado, en los paralelos 17° 40’ 18’’ y 18° 28’ 47’’ de latitud norte y los 100° 34’ 44’’ y 101° 22’ 16’’ de longitud oeste.

Extensión territorial. Es de 3220 km2, que representa 25.73% de la superficie regional y 5.07% de la estatal. Está a una altitud promedio de 240 msnm.

Colindancias. Al norte con Pungarabato y el estado de Michoacán, al sur con Zihuatanejo de Azueta, Petatlán y Tecpan de Galeana, al este con Ajuchitlán y Pungarabato y al oeste con Zirándaro y Coahuayutla de José María Izazaga.

 

Población. Es el municipio más poblado de Tierra Caliente. El total censado en el año 2005 por el  INEGI fue de 41 975 personas, de las cuales 20 508 son hombres y 21 467, mujeres. La cifra representa 1.5% de la población del estado y 14.1% de Tierra Caliente. Presentó una categoría migratoria de “expulsor” del 2000 al 2005, con una tasa de decremento poblacional intercensal de 1.67%.

Las localidades que tiene son 376; en ellas residen las 41 975 personas censadas. El 61.4% de la población se concentra en 20 localidades mayores de 500 habitantes. En 308 localidades dispersas, menores de cien habitantes, se establece otro 14.7%.

Su población es eminentemente joven: 46.9% es menor de 20 años; el grupo de cero a cuatro años representa 10.0%, y el de cinco a 14 años, 25.7%.

El grado de marginación municipal es “alta,” clasificación que ubica a este municipio en el número 39 en el contexto estatal y en el 382 en el nacional.

Suelo (características y usos). Predominan los de tipo chernozem negro y café grisáceo, café rojizo y amarillo bosque, aptos para la agricultura, y los podzol o podzólicos y estepa praire, aptos para la ganadería. El área total es de 213 640 hectáreas, que se encuentran distribuidas bajo los siguientes regímenes de propiedad: 12% está en manos de 2298 pequeños propietarios y 87% corresponde a 4674 ejidatarios. Existen en el municipio 3944 productores agrícolas, apoyados por PROCAMPO, que trabajan una superficie de 17 912.7 hectáreas.

La zona destinada a la agricultura es de 25 487 hectáreas, que representan 12.0% de la extensión territorial municipal. La ganadería dispone de 81 809 hectáreas de agostadero, que son en su totalidad de pastos naturales.

Cuenta con 56 ejidos, ya que no existen comunidades agrarias, cifra que lo convierte en el municipio que más ejidos tiene en toda la entidad.

Orografía. Presenta tres tipos de relieve: las áreas elevadas, que pertenecen a la serranía del Filo Mayor, localizadas al suroeste del municipio y que abarcan 45% de la superficie; de ellas sobresalen las siguientes elevaciones: Santo Domingo, Agua Zarca, San Juan, El Chivo, El Cigarrillo, La Caña, El Cristal, El Tejamanil o del Nudo y El Filo. En esta última elevación está el mayor potencial forestal.

Las áreas semiplanas, localizadas al centro y al poniente representan 30% del municipio y son usadas por la población como agostaderos y para siembra.

Las zonas planas, localizadas al norte y al sureste, constituyen 25% de la superficie y sirven de asentamiento a las poblaciones municipales más importantes. Esas tierras son ocupadas en su mayoría para la agricultura y para la ganadería, pues están cercanas a las corrientes de agua.

Hidrografía. El río Balsas y sus afluentes (el río del Oro, el río de Cuirio y el de Amuco, aunque hay otras vertientes cortas que sólo llevan agua en temporada de lluvias) constituyen un recurso hidrológico fundamental.

 

Río Balsas a su paso por Coyuca de Catalán.

 

Clima. Cálido seco, subhúmedo semicálido y subhúmedo templado, con temperatura máxima de 40 °C entre marzo y mayo y de 25 °C de noviembre a enero, con un promedio de 28 °C. Los meses de lluvia son de junio a septiembre, y la precipitación pluvial media es de 1050 mm.

Flora. Selva baja caducifolia (los árboles tiran la hoja en invierno) en la zona plana del municipio, y bosques de pino, de oyamel y de encino en el área serrana. Hay arbustos: huizache, espino y matorrales; plantas como el copal y especies maderables: tepehuaje, cueramo, ocote, parota, pinzán y cacahuananche, que son utilizados para hacer muebles rústicos.

Fauna. Destacan varias especies: coyote, jabalí, armadillo, mapache, tejón y cuinique (pequeño roedor parecido a la ardilla, muy dañino para la agricultura); asimismo, son especies comunes en la región, iguana, conejo, zorrillo y algunas variedades de víboras y culebras; hay muchas aves, como zopilote, gavilán, zanate, las palomas silvestres (güilotas), aves migratorias que vienen del norte, etcétera. En las zonas cerriles del municipio se ve todavía venado y león de montaña, cada vez más escasos.

Recursos naturales. Las superficies forestales se encuentran localizadas en el sur, sobre la Sierra Madre. Los ejidos con mayores recursos forestales son: San Antonio de las Tejas, El Durazno, El Carrizal, Zihuaquio y Los Cundanes. Las especies madereras que se explotan son el pino y el oyamel. El valor de la producción forestal anual se calcula en más de 50 millones de pesos. Existen importantes yacimientos minerales, como los del Puerto del Oro y del Pinzán Morado; los últimos, lamentablemente, no se encuentran en explotación, por falta de inversionistas.

Grupos étnicos. En 2005 no existían en el municipio núcleos indígenas puros, aún así había 47 personas de habla indígena. Predomina el mestizaje, aunque hay comunidades donde es preponderante la población caucásica con antecedentes franceses, austriacos y belgas, producto de soldados que se quedaron después de la invasión francesa, cuyos apellidos se han modificado gramaticalmente.

Escultura de Cristo Rey.

 

Religión. Predomina la católica y destacan las festividades populares a San Antonio el 13 de junio, a San Juan el 24 de junio y a San Rafael el 24 de octubre.

Educación. El municipio cuenta con la infraestructura que a continuación revela el cuadro para cubrir las necesidades educativas básicas:

El 26.1% de la población de 15 años y mayores es analfabeta, de la cual 54.6% son mujeres. En Coyuca de Catalán existen custro bibliotecas con 10 200 volúmenes a disposición del público.

Salud. Este servicio lo otorgan 16 unidades médicas de primer nivel (centros de salud) y una de segundo nivel (Hospital Regional) en la cabecera municipal, que dependen de la Jurisdicción Sanitaria de la SESA de Tierra Caliente, ubicada en Tlapehuala. El IMSS opera con una unidad de primer nivel de atención y con otra similar el ISSSTE, ubicadas también en la cabecera del municipio.

Las instituciones de salud cuentan con 74 médicos, de los que 71 trabajan en las unidades de salud dependientes de la Secretaría estatal de Salud, los tres restantes atienden las unidades del IMSS y del ISSSTE. El municipio de Coyuca de Catalán tiene también 21 casas de salud atendidas por auxiliares de salud originarios de la misma comunidad a la cual atienden proporcionando servicios básicos.

Los establecimientos de salud sufren problemas de suministro oportuno y suficiente de medicamentos, así como insuficiencia de instrumental y equipo médico.

Fin de cursos 2005-2006.

Abasto. El abasto público es satisfecho en 190 establecimientos comerciales de ventas al mayoreo y al menudeo, 89 establecimientos de servicios, 43 de manufacturas, un mercado público, un tianguis, dos rastros mecanizados, 17 tiendas rurales (DICONSA) y tres puntos de venta de leche en polvo (LICONSA).

Deporte. La mayoría de las localidades tiene canchas de basquetbol y algunas de futbol, que son las actividades deportivas más practicadas por la juventud.

Vivienda. De acuerdo con el conteo realizado por el INEGI en 2005 registra 9792 viviendas particulares habitadas, con un promedio de 4.3 ocupantes por cada una; la mayoría (85%) son propiedad privada y de tipo fijo; los materiales utilizados para su construcción son tabique, ladrillo y/o concreto, aunque hay numerosas casas de adobe y algunas de material ligero como la madera, el embarro y el bajareque.

Servicios públicos. Sólo las siete poblaciones más habitadas del municipio –incluyendo la cabecera municipal– tienen sistema de drenaje y alcantarillado, Esto representa el 61.0% de las viviendas municipales. Ocho localidades disfrutan de la red de distribución de agua entubada con tomas domiciliarias, que da una cobertura municipal de 28.6%. El 86% del total de viviendas del municipio tiene energía eléctrica, ubicado en 69 localidades. La recolección de basura y la limpieza de las vías públicas sólo se realizan en la cabecera municipal.

Desde el punto de vista de la seguridad social hay agencias del Ministerio Público del Fuero Común y una del Ministerio Público del Fuero Federal; asimismo, en la cabecera municipal se encuentra un Centro de Readaptación Social con capacidad para 36 internos; sin embargo, aloja a 75, por lo que presenta sobrepoblación.

Comunicaciones, transporte y medios de comunicación social. El municipio tiene 590.0 km de carreteras, de los que 120.4 corresponden a carretera federal pavimentada; 14.3 a carreteras alimentadoras pavimentadas; 281.3 a caminos rurales revestidos, y 174.0 a brechas mejoradas.

Existe en la cabecera una oficina de telégrafos y nueve oficinas postales en todo el municipio; las principales poblaciones tienen casetas telefónicas públicas y 15 cuentan con 1226 líneas telefónicas domiciliarias. El municipio de Coyuca de Catalán usa 26 estaciones terrenas receptoras de señal vía satélite. Están registrados tres usuarios de comunicación privada de onda corta, 17 usuarios de banda civil permisionada y una estación de radio eléctrica de aficionados. Opera una radiodifusora AM en la cabecera municipal, dependiente de Radio Guerrero.

Agricultura. De la actividad agrícola depende la mayor parte de la población, sobre todo en el caso de los cultivos perennes. De acuerdo con la información proporcionada por la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural en 2006 la superficie sembrada y cosechada de cultivos cíclicos fue de 20 519.5 hectáreas, con una producción de 84 037.7 toneladas. Los principales cultivos fueron: maíz, con 53 860; sorgo grano, con 10 041.5, y, melón, con 2000. También hubo producción de ajonjolí, sorgo forrajero, cacahuate, frijol y sandía, en menor grado.

El área rural de Coyuca de Catalán forma parte de la cobertura del Programa de Apoyo al Campo (PROCAMPO). En los ciclos otoño–invierno 05/06 y primavera–verano 2006, este programa apoyó con $18 447 771.68 a 3819 productores de este municipio, que sembraron con diversos productos agrícolas 17 110.15 hectáreas.

Ganadería. El inventario ganadero en 2006 estaba conformado por 75 315 cabezas de bovinos; 40 342 de porcinos; 35 589 de caprinos; 2190 de ovinos, y 106 432 aves. La producción de carne en canal fue de 3685.8 toneladas, de las cuales 2360.1 corresponden a bovinos y 993.9 a porcinos. Funcionan apiarios explotados con técnicas rudimentarias que abastecen de miel al municipio.

Industria. Algunos talleres manufacturan artículos de cuero (talabarterías), en especial huarache, pequeñas embotelladoras de agua y algunas fábricas de alimentos que son empresas familiares. Hay tejerías, ladrilleras y talleres de orfebres que elaboran joyería de oro y de plata.

Turismo. No existe en el municipio una infraestructura que atraiga turismo local o nacional. Sólo el maratón del río Balsas, competencia de lanchas o botes de motor que atrae turismo estatal, nacional y de todas las poblaciones ubicadas en las márgenes de este río.

Comercio. El sistema de comercialización se desarrolla en establecimientos particulares diseminados en diferentes localidades del municipio; también hay mercados y tianguis.

Monumentos históricos. Se considera monumento arquitectónico la parroquia de Santa Lucía, ubicada en la cabecera municipal. Hay otras obras como el busto de Cuauhtémoc, último emperador azteca; el del general José María Morelos y Pavón, y el del general Lázaro Cárdenas. Existe también un monumento a Cristo Rey, casi en el centro de la cabecera municipal. Quedan numerosas zonas arqueológicas no exploradas: El Ancón, las pirámides de La Barranca de San José y las de El Cuicillo.

Busto del generalísimo José María Morelos y Pavón en el zócalo Morelos.

Museos. Está en proceso la formación de un importante museo en el zócalo de la cabecera municipal, en la casa del arquitecto Jesús Pérez Palacios, dedicado a las culturas prehispánicas locales, al periodo revolucionario y en especial al general Lázaro Cárdenas, funcionario que benefició a Tierra Caliente.

Fiestas, tradiciones y leyendas. Destaca la fiesta que se realiza en honor a San Antonio en la cabecera municipal; la del 24 de junio, que se lleva a cabo en toda Tierra Caliente para celebrar a San Juan, y la de San Rafael, que da motivo a una feria muy antigua en la población de Paso de Arena.

Trajes típicos. No hay un traje típico municipal o regional; sin embargo, hay detalles en el vestir que distinguen a la población, no sólo de Coyuca de Catalán, sino de Tierra Caliente; por ejemplo, el sombrero tlapehualense que usan los hombres, y los aretes y collares de filigrana de oro que portan –cada vez menos– las mujeres calentanas.

Artesanías. Las únicas artesanías que pudieran considerarse son los artículos de cuero producidos en las talabarterías como huaraches, sandalias y cinturones; también utensilios de barro cocido: tinajas, ollas, cántaros y cazuelas; y artículos de oro y de otros metales que realizan en filigrana algunos talleres de orfebres.

Manifestaciones artísticas. Las manifestaciones artísticas del municipio son aquellas representativas de toda la región de Tierra Caliente, tanto guerrerense como michoacana y mexiquense. Destaca la música de la tamborita, género musical identificado con esas áreas interestatales, del cual fue (y es) don Juan Reynoso Portillo –músico originario del municipio de Coyuca de Catalán– el más distinguido de sus practicantes.

Teatro al aire libre Juan Ruiz de Alarcón.

Gastronomía. Se caracteriza por diversos platillos típicos: aporreado, mole “colorado”,  pollo en crema, caldo de res con ciruela, frijoles “puercos”, combas, tamalitos de maíz tierno (uchepos) con crema y salsa, queso con chile, huevo en salsa y muchos más. En las poblaciones más importantes existen restaurantes especializados en platillos como la iguana, el conejo y las mojarras, que abundan en las presas y todavía en algunos ríos. Son comunes diversos postres: dulce de frijol, dulce de ciruela (shúmata) y la calabaza en dulce.

Estructura política municipal. Presidente municipal, un síndico procurador, ocho regidores (tres de mayoría relativa y cinco de representación proporcional), una secretaría municipal, tesorería, seguridad pública y un juzgado menor, que se complementa con las comisarías existentes en el municipio.

Palacio Municipal de Coyuca de Catalán.

Reglamentos municipales. La Ley del Municipio Libre, el Reglamento Municipal y el Bando de Policía y Buen Gobierno.

Distritos Judicial y Electoral (Federal y Estatal). Pertenece al Distrito Judicial de Mina, al VII Distrito Electoral Estatal, los dos con cabecera en Coyuca de Catalán, y al 01 Distrito Federal Electoral, con cabecera en Ciudad Altamirano.

Cronología de presidentes municipales.

Comunidades que integran el municipio. Son 376 comunidades, y de acuerdo con su importancia demográfica sobresalen las siguientes:

Para mayor información, consultar el II Conteo de Población y Vivienda 2005, INEGI.

Cabecera municipal. Coyuca de Catalán se localiza en los 18° 19’ 37” latitud norte y en los 100° 41’ 56” longitud oeste, sobre la margen izquierda (río abajo) del río Balsas. Tiene una altitud de 240 msnm y está a 287 km de la capital del estado. Es una localidad con 7435 habitantes, cifra que representa 17.7% del total de la población municipal. Fue el asentamiento original del señorío del noble tarasco Hirepan antes de la llegada de los españoles. Hasta 1849 perteneció a Michoacán, año en el que pasó a formar parte del nuevo estado de Guerrero por voluntad propia de la población, ya que el gobierno de Michoacán se oponía a ello.

En Coyuca de Catalán se levantó el primer puente vehicular importante sobre el Balsas, en los inicios de la década de los 50. Este puente fue espectacular para la época en que se construyó, pues mide 250 m de longitud.


Fuente

Enciclopedia Guerrerense. Guerrero Cultural Siglo XXI, A.C.


Números de Emergencia


H. Ayuntamiento Municipal (767) 675-2522
Policía (745) 453-0811
Cruz Roja (745) 453-1616